Mejor Precio OnLine Garantizado

SI ENCUENTRA UN MEJOR PRECIO, NOSOTROS SE LO MEJORAMOS...

Le devolvemos la diferencia y además le aplicamos un 3% de descuento adicional sobre el precio de la reserva final.

Información de booking
Condiciones en la otra web
Datos personales
Observaciones
LEER LAS CONDICIONES DE MEJOR PRECIO GARANTIZADO

Enviar

Mensaje enviado correctamente.Desde Hotel Palm Beach Benidorm revisaremos los detalles y le contestaremos por email en un plazo de 2 días laborables.

Hubo un Error.Por favor, introduzca correctamente el Tipo de Habitación.

Hubo un Error.Por favor, introduzca correctamente la Fecha (dd/mm/aa).

Hubo un Error.Por favor, introduzca correctamente el Precio.

Hubo un Error.Por favor, introduzca correctamente su Nombre.

Hubo un Error.Por favor, introduzca correctamente su E-mail.

Hubo un Error.Por favor, introduzca correctamente su Teléfono.

Calle Oslo nº 2 - 03503 Benidorm, España
+34 96 585 04 00
reservas@palm-beach-hotel.com
Book Now
Disfruta de tu oferta de larga estancia en tu hotel de Benidorm I
Oferta larga estancia en Benidorm
Disfruta de tu oferta de larga estancia en tu hotel de Benidorm I

Tanto Benidorm como el resto de los 5.863 kilómetros  cuadrados que engloban la Costa Blanca reúnen atracctivos como su valiosa gastronomía, sus finas playas, sus infraestructuras deportivas (golf, wind-surf…) sus fiestas, sus tradiciones o sus museos. Hoy en día, difrutar de una oferta de larga estancia en un hotel en Benidorm no sólo se ciñe a pasar los días en la piscina de un hotel o en la playa. La Costa Blanca nos ofrece muchas posibilidades para tener una estancia más dinámica y productiva.

Una de las características que han hecho de la Costa Blanca el lugar elegido por los turistas que vienen a España para gastar casi la quinta parte de su presupuesto es la diversidad de ofertas en un territorio con cerca de 219 kilómetros de litoral, desde el Basot hasta el Mojón. ¿Qué tiene la provincia de Alicante para generar estas cifras? Acabaríamos antes si nos preguntáramos qué es lo que no tiene. Si un turista viene a España con una oferta de larga estancia en un hotel de Benidorm a buscar sol, la Costa Blanca tiene más de 300 días despejados al año y una temperatura media cercana a los 20 grados. Si quiere broncearse, encontrará un trocito de playa que lleve su nombre. Si lo que busca es paella, no encontrará un arroz mejor. Si no puede pasar sin actividad nocturna, una ciudad como Benidorm las tiene todas. Si no sabe hablar otro idioma que el suyo encontrará con quien entenderse. Si busca culturas diferentes, encontrará una historia que incluye a todas las civilizaciones del Mediterráneo. Para perderse entre la naturaleza, nada como la montaña del norte alicantino. Para relajarse, siempre hay una cala tranquila o un pueblecito de interior. Y para jugar el golf, la provincia cuenta con una docena de campos.

A la vista están las razones  del éxito de la Costa Blanca, la denominación turística con la que se ha bautizado a toda la provincia de Alicante. Hay otros motivos intangibles, como la experiencia de servicio al visitante o la sensación de prosperidad relajada que irradian los alicantinos, pero todo confluye en lo mismo, un territorio proporcionalmente pequeño con una oferta completa en us interior.

5.863 kilómetros cuadrados y un millón y medio de habitantes que se reparten entre el terreno montañoso del norte y el llando del sur. El primero cuenta con 15 cumbres que superan los 1.200 metros y las calas y acantilados de Javea, Denia o Calpe. El segundo, con suaves territorios de arena, de San Juan a Guardamar, pasando por Elche o bajando por la costa de Orihuela. Un mapa sobre el que sucesivamente íberos, cartagineses, romanos y musulmanes dejaron su huella cultural en materias tan fundamentales como el lenguaje, la cocina, la arquitectura o la explotación de los recursos naturales. Una huella que ni siquiera ha conseguido borrar la última invasión (ésta pacífica), la de los turistas llegados del norte, con cinco millones de pernoctaciones de súbditos ingleses, o de la vecina Madrid, que emite la cuarta parte del turismo nacional hacia la Costa Blanca.